Un sitio, donde todo el mundo que piensa...existe.

22 noviembre 2007

Hiyab...

No me gusta, es más me da grima.


No es una cuestión de racismo, ni mucho menos, es una cuestión de cultura y religión.

El hiyab, es un complemento femenino polémico en una sociedad occidental, donde se lucha duro por la igualdad de la mujer.

Todos conocemos la noticia aquella de la chiquilla de Girona, a la que no dejaban entrar en la escuela por llevar velo musulman, luego intervino la Consellería d'educació y obligó al director a readmitirla con hiyab. Me parece una bajada de pantalones en toda regla.

No quiero parecer intolerante o racista, mucho más lejos de mi realidad, pero me molesta profundamente ver una mujer, sobre todo si es joven, con ese velo horrible en la cabeza, es más lo encuentro hasta antihigiénico.

Si bien es cierto, vivimos en un pais tolerante y de puertas abiertas, conocido por todo el mundo por la libertad y la democracia de la que presumimos, pero más que una democracia se me está viniendo a la cabeza la palabra "libertinaje" o casi "anarquía", por que a fin de cuentas, lo que vienen de fuera hacen lo que les dá la gana y encima se les apoya incondicionalmente.

Repito, que no me considero Xenófoga, pero me molesta que no se integren ni tan siquiera al 50% en esta, nuestra sociedad y si recriminas algo, encima te tilden de racista.
Se les han construido Mezquitas, sus mezquitas tiene un Imán cada una, se les respeta su ramadán, viven en guetos con sus comercios y sus negocios, gozan de unos privilegios, como cualquier otro inmigrante, que nosotros no tenemos acceso, como el impago de impuestos durante los primeros cinco años, al abrir un negocio.

"Yo creo que Allah está complacido conmigo por llevar el hiyab, si no, no lo llevaría. Creo que a un nivel más profundo hay algo hermoso y dignificante. Sorprendentemente, el hiyab ha traído dimensiones de belleza y de alegría a mi vida", dijo Mohja Kahf, estudiante de 17 años.


En fin...no me gusta el hiyab!!

"Donde mora la libertad, allí está mi patria."
Benjamin Franklin