Un sitio, donde todo el mundo que piensa...existe.

25 junio 2007

Parte III

Claro y cristalino veía a través de mi, con un ligero matiz verdoso.
El agua me golpeaba con violencia, pero sin hacerme daño, era como un arrastrar hacia la arena, casi sin quererlo volvía a mis orígenes, de dónde algo me recogió para engullirme en sus entrañas y devolverme la vida no se como ni por qué.

Observaba el cielo, destellos multicolor, millones de estrellas artificiales acompañadas de un estruendo ensordecedor, una multitud danzando muy cerca de mi, levantando sus pies de la arena y moviéndose poseídos por el ritmo de unos bongos, quizás varios.

Unas manos cálidas y fuertes me recogen de la orilla, me observan unos ojos grandes y negros como escarabajos, me agitan y me destapan el tapón de corcho que me guarece del agua.
Un par de sacudidas consiguen que salga con dificultad de mi palacio de cristal, el cual lanza de nuevo al agua para abrir mi alma enrollada y sujeta con una goma.

En mi interior llevaba escrita una palabra:

BESAME…

A) me besa y…

B) me vuelve a meter en la botella y…

C) me rompe en pedazos y…

“No existe el presente: Lo que así llamamos no es otra cosa que el punto de unión del futuro con el pasado.”
Michelle Eyquem de Montaigne

16 junio 2007

Ultima hora!


Queridos amigos,


Por avatares de la vida, a mi peque le han diagnosticado una enfermedad renal llamad síndrome nefrótico, por lo que vamos a estar unos días aisladas en el hospital, y aunque llevamos tres días ya, hoy he podido bajar a casa a buscar ropa y a ducharme, y he querido aprovechar cinco minutillos para informaros de la notícia.


Ella está bien, contenta y activa como siempre, solo que los conductos que van a sus riñones no funcionan como debieran, pierde demasiadas proteinas por el pis y eso no es nada bueno, por lo que los médicos han decidido que era mejor ingresarla, hacerle pruebas y posterior tratamiento.


Se que me vais a enviar fuerza y ánimos, y por eso quería agredeceroslo de antemano, ya que no voy a poder contestar de inmediato.
Yo estoy bien, ya sabeis que lo que no te mata te hace más fuerte, así que sobreviviré.


Entonces, hasta dentro de unos días.


(Prometo seguir el cuento-idadeolla, cuando las cosas se normalicen)


La esperanza y el miedo son inseparables
François de la Rochefoucauld

13 junio 2007

Parte II


Mi cuerpo empezó a endurecerse, las extremidades se tornaban rígidas, inmóviles e insensibles, la sangre dejaba de circular y las venas empezaban a parecer raíces largas y retorcidas.
Mis ojos no veían nada más que aquella espiral blanca en un fondo abismal y oscuro como las fosas de Gúdar, con el gran vórtice introduciéndose por mi boca y arrastrando el alma hacia su interior.

Lo que antes era mi cuerpo tumbado sobre la arena de aquella playa desconocida, se había convertido en una masa petrificada, deforme y rocosa, desintegrándose y formando pequeñas dunas de arena arrastradas por el viento y mezclándola con la playa.

El vórtice había arrastrado mi alma hacia su interior y lo transportó mar a dentro, escupiéndola con fuerza hacia cualquier latitud indefinida.

Allí quedó ella, etérea como solo puede ser un alma, sin peso, sin cuerpo…sin nada; buscando algo en lo que poder materializarse, siendo nada más, que una pequeña parte de agua en un inmenso océano.

Después de pasar una eternidad o escasos segundos en el océano, sintió como ese alma empezaba a adquirir peso y forma, empezaba un nuevo ciclo, una nueva etapa en el escalafón de las almas que reviven.

A) se materializa en un cangrejo ermitaño

B) se materializa en un extraño pez.

C) se materializa en una botella con un mensaje en su interior.


Continuará...si tu quieres.


"La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar."
Mario Vargas Llosa

07 junio 2007

Escoge su vida


Me hallaba en una playa desconocida, no sabía ni como ni por qué había llegado hasta allí, pero no me preocupaba demasiado.
Estaba sentada allí, justo donde la espuma de las olas dejan su último rastro, mojaba mis pies y al mismo tiempo escarbaba con los dedos.

Me gustaba esa sensación de bienestar sabiendo que no me esperaba nadie, aunque si no aparecía tampoco me añoraría nadie.
Cerré los ojos y me dejé caer en la arena caliente, con la mente en blanco y todos los músculos de mi cuerpo relajados.

Empecé a visualizar en mi mente una espiral blanca sobre fondo negro, oscuro y profundo como el mismo Universo, cada vez me veía más cerca del vórtice y este me aspiraba con tanta potencia, que por más que me esforzara para desafiar esa fuerza centrífuga, era como una pluma en una tormenta, no sirvió para nada.

Mi cuerpo empezó a adquirir un peso casi mil veces superior al suyo propio y…

A) …y empecé a sentir como mis extremidades se convertían en piedra.

B) …y se hundía en la arena como si estas fueran movedizas.

C) … y me desperté en el suelo, al lado de mi cama, sudorosa y exaltada.

Continuará….si tu quieres.


"La angustia es la disposición fundamental que nos coloca ante la nada."

Martin Heidegger