Un sitio, donde todo el mundo que piensa...existe.

21 agosto 2006

Fetish


El término fetiche viene del portugués fetiço=hechizo, que alude a un ídolo o ciertos objetos de culto, en los pueblos primitivos y actualmente....no tan primitivos.
Sexualmente el fetiche es algo que se necesita de la pareja para alcanzar el goce sexual y a la vinculación erótica con un objeto inanimado o una parte de esta, como podrían ser los zapatos, unas medias, una liga o los pies.

Podríamos considerar en un menor grado que el fetichismo es una parafília, por que nos excita un elegante zapato de tacón de aguja en los pies de una mujer?

Los hombres han sucumbido facilmente a estos valores ilusorios, que cambian con las modas y costumbres imperantes. Una vez más la mujer ha sido mostrada como una muñeca fragil, sin tener en cuenta la igualdad de sensibilidad e inteligencia, si bien cabe reconocer que, estrictamente el fetichista necesita de una determinada condición física u objeto para gozar del sexo, bien en compañía o bien para practicar el onanismo.

Supongo que en mayor o menor grado, todos somos fetichistas.

Si nos adentramos en un mundo más extremo y siguiendo la misma línea de fetichismo, podríamos entender que, las parejas que asumen el rol de ama/o y de sumisa/o, en el ámbito sexual, utilizan como fetiche a la persona en si, el sumiso sucumbe a todos los deseos de su amo, incluso siendo humillado. Aunque también es cierto que, en una relación de dominación/sumisión, el que manda de una manera más subliminal es el sumiso o sea que, quien es el fetiche en realidad?

Y tu....eres fetichista?

5 comentarios:

BionicBuddha dijo...

Great pictures...thanks for sharing.

JavierSanBernat dijo...

Así es, en mayor o menor grado todos somos fetichistas, pero, eso sí, unos más que otros, también es cierto que no todos hacemos el mismo uso de los fetiches, desde siempre el "totem", representado en multitud de formas y variedades o la simple exageración del pene en erección ha sido motivo de exposición, adoración incluso idolatrado, hoy cualquier objeto se convierte en fetiche, un anillo colgado en cualquier parte del cuerpo (los hay que por su localización deben de ser incomodos), el tatuaje, o los más bestias que se tatuan la foto de un futbolista o el escudo del club, también hay este que va por la vida con aquello de "amor de madre" y alguno que amplia su lexico diciendo "y de padre", en cierto modo todos son fetiches, luego esta la parte erótica, me confieso admirador de Elmer Batters, hallo en sus fotografias la esencia del erotismo, las medias, loz zapatos de tacón, esas "señoras" que se ve que no se dedican todo el dia a convertir la comida en "puntos" para no engordar, lo confieso, soy un pervertido, me gustan con ese poquito de carne, con medias negras, ligueros y ropa interior a juego, si además se ponen en una esquina de la habitación a media luz y me dicen "ven", yo, yo.......lo dejo todo,y, uno no sabe si echar a correr o entrar en faena, (total por cinco minutos),lo cierto es que las damas quedan que te mueres vestidas de cuero, de lo más sexual, pero los hombres, parecen .... el asesino aquel de la sierra y la verdad cada vez que veo una foto de un fulano de esa guisa me entra la risa.
El fetiche se incia con el osito de peluche que nos acompaña por las noches y porque no con ese chupete que no hay ni dios que nos lo quite, y así llegamos a la edad adulta, lo cierto es que no llevamos chupete pero no nos quitan el vicio de ir directos al "calostro" y a las damas pues.... eso. En cuanto a lo de oler una prenda interior y dedicarme a las practicas onanistas, pues la verdad no he llegado a este extremo y ese sí que tiene un trauma y no hace falta que lo diga Freud, (se le nota), también he de confesarlo, tengo una foto de la "family royal" en la mesita de noche, es un fetiche que miro y remiro para no caer en las prácticas onanistas mientras contemplo las fotos de Batters, me sirve para cortar cualquier tipo de excitación, además lo recomiendo, siempre es mejor que acudir al topico del dolor de cabeza. Y tú, Princesa, ¿eres fetichista".

weblara dijo...

Querido Javier, cuanta razón tienes al decir que desde que nacemos ya tenemos un fetiche, o bien sea el osito, la mantita o el chupete.
Si, considerando tu pregunta, si, tengo mis fetiches, suelo llevar en el dedo anular de la mano izquierda dos preciosos anillos, fruto de dos relaciones fustradas, aunque no son a modo de trofeo. Y en la misma mano una pulserita de cuero trenzada que me regaló mi hija, la pequeña infanta, y no me la quito ni en invierno ni en verano.
Respecto a los fetiches eróticos, no tengo en mi habitación ni totems con formas fálicas ni nada por el estilo, pero tengo mis recursos, que solo utilizo con los más afortunados ;)
Un abrazo Javier

JavierSanBernat dijo...

Primero agradecer tu respuesta, es un consuelo el saber que no todo el mundo está de vacaciones,y, como no, bien venida al club de los fetichistas, una observación, eso de llevar dos anillos de dos relaciones fustradas es más que un fetiche, o los llevas para no olvidarte del error o es que no quieres olvidarlas, pero bien, casi todos tenemos nuestros "totems" yo, por ejemplo llevo un tatuaje, porque? pues recuerdo de una etapa en la milicia, pulserita, pues de seguro no tan preciadas como la tuya, (que vale más que su peso en oro) pero llevo normalmente cuatro, ¿porque? no lo se, sera que soy un pervertido (eso es broma), respecto a los fetiches eróticos, nunca he puesto en duda la multitud de recursos del otro genero, en ello esta la supremacia sexual sobre el varón, en cuanto al uso con los más afortunados.... no quiero ni pensarlo, y si lo medito da por seguro que dirigire mi mirada a la foto de la mesita de noche, me pregunto, cuales usaras con aquellos que no obtengan tal fortuna. y gracias por obsequiarme con tan bonita instantanea, no lo tomes como una adulación de este tu subdito, sino como una simple apreciación de la realidad, buenas noches mi Princesa.

weblara dijo...

Jajajaja, aissss, Javier....
No lo había pensado nunca, pero quizás tengas razón, es muy posible que lleve los dos anillos para recordarme inconscientemente de que no debo caer en el mismo error...he visto la luz.
También llevo dos tatuajes, estratégicamente situados para enseñarlos solo cuando a mi me apetezca, pero no son fetiches, más bien son locuras de juventud.
Respecto a la otra clase de fetiches, pues eso lo dejo en el aire solo espero que cuando esté utilizando uno de ellos con algún afoturnado, no me venga a la cabeza la imagen de Marichalar.
Una vez más, un abrazo Javier