Un sitio, donde todo el mundo que piensa...existe.

26 febrero 2007

Dame un final

Lucía estaba sentada, como cada día en la recepción del hotel, con su diadema telefónica en la cabeza y una enorme centralita que no paraba de funcionar.
Sentada detrás de un largo mostrador, a penas asomaba los ojos por encima para observar como Sergio corría de un lado para otro cargando maletas y acompañando a los ostentosos huéspedes que se hallaban allí de paso.

Lucía, una moza de mediana edad muy bien conservada, es alegre, divertida pero tímida a la hora de expresar sus sentimientos y llevaba en silencio y en el más absoluto de los secretos su amor por Sergio. Él, Sergio, un botones más joven que ella, bien parecido y bástante reservado, la mira de reojo cada vez que pasa por delante de la recepción, a veces se le escapa una sonrisilla de medio lado que le hace parecer un pícaro, Lucia se ruboriza, le devuelve la sonrisa y agacha la cabeza.

Un día Lucia, se propone invitarle a tomar un café después del trabajo, él con cierto asombro acepta y se encuentran en una coqueta cafetería del centro.

Hablan distendidamente de varios temas, incluso entran en lo personal confesando ciertos puntos que ruborizan a ambos, pero ninguno se hecha atrás, es como si se conocieran de hace años, pero sigue habiendo cierta tensión y nerviosismo.

Quedan para ese mismo fin de semana con más compañeros del hotel, celebran una cena de amigos y se van a tomar una copa y a bailar a un conocido lugar de moda. Bailan juntos, se rien, tontean, pero ninguno de los dos da un paso más.
Lucia se va a su casa y Sergio a la suya.

Al lunes siguiente se vuelven a encontrar, ella detrás de la recepción y él corriendo de un lado a otro, ella desea que él se acerque y la invite a salir o por lo menos que le de una señal.

Que harias tu si fueras Lucia? y si fueras Sergio?

"No hay disfraz que pueda largo tiempo ocultar el amor donde lo hay, ni fingirlo donde no lo hay"
François de la Rochefoucauld

20 comentarios:

Quejio dijo...

Buenas bonica...

Pues sin lugar a dudas de nuevo una excusa para una nueva invitación. Un estreno de una peli, o sino: oye, tenríamos que repetir lo de la otra noche, salir de noche a bailar desestresa a cualquiera, o sino, oye mira, tú me gustas, si te lo digo más claro me declaro y si me lo callo lo notarías con sólo mirarme.

Elige! jajaja

Besos corasón

Tamaruca dijo...

¿¿Lucía yo?? :DDD Impósibol. Si me gusta no se va a su casa, pestañeo hasta que se me salga un ojo si hace falta pero ese no se va a su casa. Amos, ni de coña. Que sólo se vive una vez ;)

ruvias intelijentes dijo...

pues hen el momento en que entrara al ascensor con su carrico de maletones... saldriamos corriendo al grito de "un segundo que vial banyo" i nos colariamos i le estampariamos un vesote hen to los morros.

heso o le llamariamos por telefono desde hel curro pa que nos saliera de gratis i lo imbitariamos a de cenar. pero esta bez solos.

vesis, ruviales!!!

Fran dijo...

Yo entiendo a Lucía, la entiendo taaanto! Que bonito post, weblara. La respuesta de Tam me ha encantado!!!
Yo que haría. Hoy por hoy, armarme de valor y entrarle. En ese cuartito que siempre existe detrás de la recepción donde los clientes dejan las maletas el día que se van del hotel hasta que sale su avión!

raul dijo...

No sabía que tu nuevo trabajo era de recepcionista de hotel ;-)

En cualquiera de los dos casos, creo que mi cobardía innata en estos asuntos dejarían la historia, en el mejor de los casos, en una amistad duradera (y luego lamentándome de lo que pudo ser y no fue).

besos

raúl

Víbora dijo...

Si fuese Lucía o Sergio no sé que haría.
Yo en la situación de Sergio volvería a invitarla a cenar, esta vez los dos solos y hablaríamos de lo divino y lo humano, por ese orden para terminar con lo más humano: las bajas pasiones.

Yo en la situación de Lucía,... ni idea, soy incapaz de pensar como una mujer en esto de las relaciones.

Víbora dijo...

Desde luego, si me invita a un viaje a Polonia me voy sin pensarlo.

Colette dijo...

Yo volvería a quedar y tantear el terreno. Intentaría dejar que las cosas fluyan.
Ahora eso sí, si veo que no fluyen y me corroen las dudas, se lo suelto a la cara.
Coincido en lo del viaje a Polonia, me apuntaría, al contrario que Tamaruca...sin pestañear (debe ser porque a mi lo del pestañeo como que no se me da...)

Quieroseryo dijo...

Soy de los que piensan que, el amor y el trabajo, son incompatibles. Uno se debe sentir siempre controlado, y creo, que se deben de aborrecer por estar tantas horas juntos, trabajo, vida familiar, amigos, todo igual las 24 horas del día, semana, mes y año. Con esto no quiero decir que este en contra de las relaciones de pareja en el trabajo, ¿donde esta en un momento dado la intimidad de la persona?, aun más, si se comenta como norma general, que echar una escapadita con otra persona, “infidelidad”, no tiene porque influir en la relación de la pareja, debe ser mas difícil. Recordar que en los puestos de trabajo es donde mas infidelidad hay.
En el caso expuesto por mi Princesa, si estuviera atraído por alguna persona del trabajo, intentaría acercarme a ella sin pensarlo dos veces y si yo estuviera casado, a pensarlo bien.

Tamaruca dijo...

;DDDD

Captada la indirecta, Víbora!

weblara dijo...

Quejio: pues no es mala idea, quizás Lucía debería ser más evidente.

Tam: jajaja, eres la leche en polvo guapa.

Ruvis; el problema es que Lucía necesita una señal y parece ser que Sergio no se la acba de emitir.

Fran: ummm, en la habitación de consignas...no es mala idea.

Raul: cariño yo no trabajo en un hotel, trabajo en una empresa de químicos y yo no soy Lucía, soy weblara, Lari para los amigos.

Vívora: cierto, la mente de las mujeres es un tanto complicada, verdad? yo creo que si la invita a Polonia, pues le diría que mejor a París.

Colette: yo creo que si Lucía recibe una señal alta y clara, se tira a la piscina.

QSY: yo creo que no son incompatibles, si se sabe desconectar y no mear fuera del tiesto, pues no tiene por que ser un problema.

Besucos mi gente!

Tamaruca dijo...

Yo cada vez que "espero una señal" me repito unas 50 veces:

los olmos no dan peras-los olmos no dan peras-los olmos no dan peras-los olmos no dan peras-los olmos no dan peras-los olmos no dan peras-los olmos no dan peras-los olmos no dan peras-los olmos no dan peras-los olmos no dan peras-los olmos no dan peras-los olmos no dan peras


Y aún con todo... psch!

Iago dijo...

Bueno, desde luego yo no lo pensaba.... a mi Sergio no se me escapaba crudo!

Sergio eres gay? pues lo pareces, macho!!!

Bezos.

Víbora dijo...

TAM: Que un olmo dé peras no es una señal, es un milagro (o que no se sabe distinguir un olmo de un peral). ¿Indirecta? Directo, con la derecha y al mentón.

WEBLARA: ¿Porqué necesitas (digo Silvia necesita) una señal? Las señales pueden ser equívocas. Si conquistar a un hombre (al menos a mí) es muy fácil (o eso repetís constantemente).

weblara dijo...

Tam: por que ser negativa, igual llega esa señal, aunque sea muy sutil.

Iago: Lucía sabe bien que no es gay, a lo mejor un poco cortito si.

Vivora:Que manía con pensar que Lucía soy yo, que no leches! soy weblara y lari para los amigos.
Por otra parte, no todo el mundo es igual, ni tiene la misma facilidad para hacer las cosas tan fáciles como los demás las ven.

JavierSanBernat dijo...

Estamos tan acostumbrados a confundir el amor con la atracción que nos sorprende que una pareja comparta una noche sin que luego terminen en un lecho, hay ocasiones en que una sonrisa, una mirada, un gesto, una expresión mantiene despierto el deseo y la pasión, a él, quizás le venza la timidez, la dama sea mas precavida y no quiera lanzarse al ruedo sin más, no dudo, que ella sabe cierto que esta enamorada, que desea, que cada mañana espera que él este allí y le dedique una sonrisa o unas palabras, que la haga sentir viva, quizás no espere, sino que medite el instante en que querrá compartir algo mas que una mirada, ella, no busca una noche, busca el momento meditado de dar el primer paso de un largo y duradero camino, el amor cuando se es joven es impetuoso, con el tiempo es reflexivo, calmado y no por perder su ímpetu carece de la pasión y el deseo que se merece.
Ella, un día lo buscara, le dirá lo que siente y pedirá ser correspondida, es cuando se iniciará el camino.

Víbora dijo...

LARI (con tu permiso): Yo siempre lo veo todo muy claro y tomo las decisiones muy cerebralmente cuando se trata de los demás. Pero cuando se trata de mí, ¡ay! todo se vuelve una maraña gris oscuro.

Quieroseryo dijo...

Querida princesa, tienes razón, no tiene por que ser incompatible el trabajo y la relación de la pareja. No era la palabra indicada.

weblara dijo...

Javier: exacto, por que lo llamamos amor cuando queremos decir sexo?

Vívora: querido, creo que eso es lo que le pasa a Lucía, que desde fuera se ve todo mucho más claro, pero cuando le toca a uno...

QSY: de todas formas, yo personalmente, me cansaria de mi pareja si no tuviera nada que contarle.

Pekas dijo...

He "caido" por casualidad por aqui... y me gusta el "rompecabezas" qué planteas.... :-)))

Amos a ver... tal y cómo yo soy... siendo Sergio...no me lo pensaría demasiado... sugeriria más ratos a solas...cenas ... velas... bailes...paseos etc...

("Prefiero vivir los sueños ... que soñar la vida...")

Cómo Lucia... quizás inclino más la balanza en la linea "JavierSB"
más "lentitud"... más precaución.. sin prisas pèro sin pausas... eh..????? :-))))

Pero si te he de ser sincero... creo qué si fuera Sergio o Lucia... no me lo pensaria demasiado... soy persona a la que la pasión le puede...

http://cimasycronopios.blogspot.com/2007/02/pasin.html

Un abrazo lleno de montañas...!!!!
(y de finales con "happy end..." )