Un sitio, donde todo el mundo que piensa...existe.

22 noviembre 2007

Hiyab...

No me gusta, es más me da grima.


No es una cuestión de racismo, ni mucho menos, es una cuestión de cultura y religión.

El hiyab, es un complemento femenino polémico en una sociedad occidental, donde se lucha duro por la igualdad de la mujer.

Todos conocemos la noticia aquella de la chiquilla de Girona, a la que no dejaban entrar en la escuela por llevar velo musulman, luego intervino la Consellería d'educació y obligó al director a readmitirla con hiyab. Me parece una bajada de pantalones en toda regla.

No quiero parecer intolerante o racista, mucho más lejos de mi realidad, pero me molesta profundamente ver una mujer, sobre todo si es joven, con ese velo horrible en la cabeza, es más lo encuentro hasta antihigiénico.

Si bien es cierto, vivimos en un pais tolerante y de puertas abiertas, conocido por todo el mundo por la libertad y la democracia de la que presumimos, pero más que una democracia se me está viniendo a la cabeza la palabra "libertinaje" o casi "anarquía", por que a fin de cuentas, lo que vienen de fuera hacen lo que les dá la gana y encima se les apoya incondicionalmente.

Repito, que no me considero Xenófoga, pero me molesta que no se integren ni tan siquiera al 50% en esta, nuestra sociedad y si recriminas algo, encima te tilden de racista.
Se les han construido Mezquitas, sus mezquitas tiene un Imán cada una, se les respeta su ramadán, viven en guetos con sus comercios y sus negocios, gozan de unos privilegios, como cualquier otro inmigrante, que nosotros no tenemos acceso, como el impago de impuestos durante los primeros cinco años, al abrir un negocio.

"Yo creo que Allah está complacido conmigo por llevar el hiyab, si no, no lo llevaría. Creo que a un nivel más profundo hay algo hermoso y dignificante. Sorprendentemente, el hiyab ha traído dimensiones de belleza y de alegría a mi vida", dijo Mohja Kahf, estudiante de 17 años.


En fin...no me gusta el hiyab!!

"Donde mora la libertad, allí está mi patria."
Benjamin Franklin



12 comentarios:

raul dijo...

Pues cariño, yo no lo veo mal, como no veo mal cualquier otro signo de identidad, un crucifijo al cuello, los pelos de colores, los tatuajes o cualquier otro. Otra cosa es la falta de adaptación o las imposiciones ajenas a la propia voluntad, pero eso, creo, es otro tema.

Oh dios, cuanto me alegra verte escribir otra vez

miles de besos

Tamaruca dijo...

A mí tampoco me gusta. Y me muerdo las teclas estos días para no publicar algo que me ocurrió hace poco precisamente por eso, porque parece que si opinas de tratan de racista (y nada más lejos). Al final acabaré escribiendo sobre ello, son cositas que me cabrean, la verdad.

¡Besazos!

Anónimo dijo...

Me gustaria saber que harian si nosotras fueramos a su pais, con mini faldas y brusas transparentes, ¿podriamos pasearnos con tranquilidad y nadie nos diria nada?, si algúna ha estado en estos paises como iba vestida, con el sol que hace ¿podriamos tomar el sol desnudas? al final ¿Quien seria mas racistas?

Estoy de acuerdo contigo, tampoco soy racista y el velo no me desagrada.

Maria

shysh dijo...

¿Tan importante es ese trozo de tela como para crear polémicas? ¿No deberíamos pensar que quien quiera llevarlo que lo lleve y quien no que no se lo ponga? Estamos en contra de las imposiciones y a veces nos podemos contradecir. Prohibiremos también las gorras de beisbol y las bandanas latinas? Los crucifijos de la comunión? Los colgantes con la hoja de mariguana? Las camisetas de Slip Knot? El pañuelico palestino ese que está tan de moda? Las bambas new balance como en alemania porque recuerdan la s de las ss? Prohibamos la violencia y la intolerancia, ya puestos.

Víbora dijo...

La mujer no es digna de mostrar su rostro.
Es ladina y traicionera y utiliza la belleza para arrastrar al hombre lejos de los designios de Dios.
Pone en riesgo la salvación del hombre, pues exige atenciones, cautiva la mirada y adormece la inteligencia arrastrándole al mundo de la sensualidad.
Por ello, es bueno que use velo, que oculte su rostro tras el velo y su cuerpo bajo una túnica que disimule sus formas libidinosas.

Pero, claro, lo del velo es sólo una costumbre. Una costumbre que perpetúa el machismo más exacerbado, pues ni tu rostro es tuyo...

y el machista retrógrado y antiguo soy yo, por ceder el paso a una mujer.

weblara dijo...

Raul: Hola mi niño, yo tb me alegro muchísimo de verte de nuevo.
A ver, no estoy de acuerdo por que por ejemplo, en clase no te dejan llevar una gorrita de beisbol, por que tienen que dejar llevar el velo?

Tam: Hola cariño, ya sabes que en este blog puedes contar lo que quieras y si te apetece hacerlo, hazlo, que para eso tenemos libertad de expresión.

María: chica, ni se te ocurra ir a Egipto con un pantaloncillo corto y una camiseta de tirantes, o conocerás con total exactitud el concepto de "pulpo".

Shys: nadie habla de intolerancia, todo lo contrario, creo que se está tolerando demasiado, pero lo siento, para mí el velo es un signo ancrónico, retrógrado y machista.

Vívora: estoy totalmente de acuerdo contigo, querido. Las mujeres semos tan malas malísimas... jejeje.

Besos a millones!!

JavierSanBernat dijo...

Hemos llegado al extremo de tener que justificarnos con eso de “no soy racista”, “soy tolerante” “no soy xenófobo” antes de hacer cualquier tipo de apreciación, observación o critica a cualquiera que no sea un “blanco occidental”, presumimos o propagamos el ir por la vida de solidarios, demócratas y complacientes con todos los pobrecitos de este puñetero mundo, y luego mentamos a la madre que los parió cuando nos tocan de vecinos y se nos plantan 20 en la vivienda de al lado. Pero a lo que iba, personalmente me importa un bledo de donde sea mi interlocutor, a lo largo de los años he podido constatar que hijos de su puñetera madre hay en todos lados y de todos los colores, estoy mas que acostumbrado a ver a todos y cada uno de los miembros de tribus urbanas perfectamente uniformados con sus correspondientes signos de identidad, incluso a ver alguno con tantas agujas, que no sabes si es un chaval o un muñeco resucitado del vudu haitiano, budistas de naranja, hindúes con los turbantes, nigerianas con esos sombreros multicolores, testigos de Jehová con su corbatita, las gitanas con esas faldas negras tan características, las monjitas o los de sotana, los yupis, los progres, los pijos, los goticos y así un largo etc. de signos de identidad, de pertenencia que son el más claro exponente de culturas y pueblos con todas sus ventajas y por supuesto inconvenientes.
Las chicas musulmanas llevan un pañuelo porque representa un signo de identidad, las gentes se enfrentan a la necesidad de dar una respuesta concreta a ¿quién soy yo? o ¿a que pertenezco?, y por supuesto la religión proporciona respuestas convincentes, la religión aporta a las gentes un signo de identidad definido en defensa de su religión en un mundo que esta perdiendo en muchos aspectos su significado “convirtiéndose en amorfo y alineante” tal y como indica Kepel.
Es obvio que las distinciones más importantes entre los pueblos no son ideológicas, políticas ni económicas, son culturales.
Si estoy en contra cuando se trate de una imposición, pero cuando se lleva un signo identificativo por convicción lo hallo correcto, aunque también es cierto que no participo en muchas de esas distinciones ni las comparto, pero, debo vivir en una sociedad donde cada grupo o cada uno busca su propio espacio.
Otro tema es el de la emigración, de acuerdo, creo se ha vendido la gallina de los huevos de oro y son muchos los emigrantes que se ven sometidos a la miseria en un país que creían un paraíso, incluso han aprendido muchos de ellos la forma y manera de “aprovecharse” de esa solidaridad, quizás estemos pagando esa falsa hipocresía de solidarios, y, de ese “estatus” de idiota superioridad sobre los desgraciados de este puto mundo.
Perdona la extensión mi Princesa y gracias por volver a estar con nosotros, me hacia falta tu cita semanal, deseo que te animes a su continuidad, al fin y al cabo nos gusta la controversia.

Anónimo dijo...

Si alguna de vosotras fuera a su país con la minifaldita y las tetitas al aire en la playa es seguro que los picoletos de alli os llevarian "palante", en Arabaia Saudi algun que otro dia, AUN se azota a los reos en las plazas públicas, vivimos en una sociedad y nos creemos que todos son solidarios y comprensivos, los y las hay que viven en el mundo de yupi, ellos estan y se saben sometidos en su tierra y se tornan exigentes en la nuestras porque saben que somos chupiguay chupiguai guai guai guai, asi estan las cosas.
Por otr aparte me importa un pimiento que lleven velo o no, no lo que no llego a entender donde estan las feministas cuando retiran a las niñas muslmanas del cole cuando les llega la mestruacion, o cuando las denigran a llevar las bolsitas delsuper, o cuando no las dejan ir al medico solas y otras muchas cosas, donde estan las protestas ante la denigracion de la mujer.
Estoy en contra de cualquier imposición pero respeto las formas de cada una, como dice Sanbernat de todo hay y hay que acostumbrarse, tenia una vecina que iba d enegro, con los pelos mal cortados y con mechas multicolores, botas militares y un monton de cadenas colgando, ademas de una tez blanca blanca, la verdad su aspecto hubiera estado mejor con la chilaba y el pañuelito, no lo dudes weblarita.

Zorro

raul dijo...

Pues si, ha sido extenso D. Javier, pero claro como solo él sabe. No debemos mezclar problemas de inmigración con signos identificativos o reivindicativos. Primero darles el respeto que nos gustaría nos ofrecieran a nosotros ( y que algunos países nos ofrecen) y luego todas las críticas que, razonadamente, sean oportunas. Por cierto, hace poco echaron a una joven de una iglesia cercana por llevar los hombros descubiertos...

saludos

Anónimo dijo...

Seguro que así fue Raúl, y no lo pongo en duda, ahora bien, hace mucho tiempo que asisto a enlaces matrimoniales, comuniones, bautizos y hasta funerales, y en ningún momento he visto sacar de la iglesia a ninguna persona, por el mero hecho de llevar los hombros descubiertos, porque si uno se pasea por las iglesias para asistir a los casos referidos, no dejarían entrar a nadie, porque hay novias que van con medio seno descubierto y la espalda hasta la cintura destapada, yo fui una de ellas y mis amigas también.

Maria

Sonia dijo...

Javier: Tienes razón mi querido Javier, no me apetece nada tener que justificarme con un "yo no soy racista" por que algo no me guste.
Y ya sabes que puedes extenderte lo que quieras.

Zorro: cuanto tiempo querido, te hechaba de menos! a mi no me han hechado nunca de una iglesia por llevar tirantes y lo siento, pero hay cosas a las que no me acostumbro, por que no me gustan.

Besos y se os quiere!!

Anónimo dijo...

Te hechaba de menos princesa.

Noticia de un periódico local.

Una maestra británica en Sudán.

“El tribunal sudanés que juzga a la maestra británica por supuestas ofensas contra la religión la ha encontrado culpable y la ha sentenciado a 15 días cárcel y abandonar el país”

Motivo.

“Estar acusada de ofender las creencias religiosas e incitar al odio por permitir a sus alumnos ponerle el nombre de “Mahoma” a un osito de peluche, la mujer podría haber sido condenada a seis meses de cárcel, una multa o recibir cuarenta latigazos”.

Como lo veis.

Maria, estoy al cien por cien de acuerdo contigo, basta asistir a las iglesias por cualquier motivo, y de estas a montones.

Quieroseryo