Un sitio, donde todo el mundo que piensa...existe.

05 febrero 2008

A quien voto?



Es uno de los grandes dilemas que me trae de cabeza hoy por hoy.


A quien debo votar?


Me gusta el progreso, pero no me gusta el estado económico del pais, me gusta la idea de los 400€, pero no me gusta que luego me los saquen de otra forma, por que como bien dice el refrán, nadie dá duros a cuatro pesetas, por lo que al final los sacarán de otro lado.


No puedo votar a un partido, que no hace más que decir que, España va de puta madre y, la burbuja inmobiliaria ha reventado, el pan y la leche han subido, la bolsa está decadente y los sueldos no se equiparan a los europeos ni de coña.


Me gusta la seguridad y la buena economía de mi pais, pero no me gusta la intolerancia y las imposiciones, no puedo dar mi voto a un grupejo de personas que hablan pestes de los homosexuales, cuando creo que son igual que los heterosexuales, al fin y al cabo ni a socialistas ni a populares les importa con quien duermes, no?

No puedo dar mi voto a las personas que piensan que solo son família las estructuras convencionales, que el divorcio es un error y que el aborto es pecado. Por esa regla de tres yo estoy condenada a la hoguera, por que he tenido família monoparental durante cinco años, fruto de un divorcio con dos abortos (no provocados) a mis espaldas. Debo ser una indigna.


Me siento como el arbol de la foto que encabeza este texto, en medio de dos campos, sin saber si voy al sol o a la sombra.


"La libertad es tan solo el derecho que tienes de pensar"

12 comentarios:

finnegan bell dijo...

como dice el chiste, vota al PARTIDO GAY: ya que nos van a dar por culo, por lo menos que lo hagan profesionales...

Víbora dijo...

Te pasa como a mí, que quiero votar pero no encuentro a nadie que merezca mi voto.


PD: Para tu tranquilidad espiritul, te informo que los abortos espontáneos y el divorcio no son pecado.

JavierSanBernat dijo...

En una sociedad de constante cambio y contrates, es realmente difícil tomar una posición política si solo reflejamos las posiciones de uno y otro en cuanto a situaciones concretas, las ideas van madurando con el tiempo y también las circunstancias personales nos hacen en demasiadas ocasiones legar a encrucijadas donde en ocasiones tomamos caminos en los que nunca hubieras pensado poner un pie, por otra parte son muchos los que se han ido desencantando, porque creían que la democracia era otra cosa, tenían asumido eso del poder del pueblo para el pueblo y eso… siendo realistas no funciona, el poder realmente emergente y permanente es el económico, quienes viven en la utopía manifiestan que la fe mueve montañas, pero es el dinero quines las desplaza, las sitúa, las florece y las hace desaparecer ante la inoperancia y la impotencia de la mayoría.
Hay quien vota de acuerdo a su creencia social y en base a una economía, hay quienes lo hacen por cuestión de conciencia, otros por conveniencia, otros porque les han prometido un “enchufito” en la Administración y otros porque este, es mas guapo que el otro o porque le caen bien los gallegos o no le gusta la buena cecina de León (los hay), por ello mi Princesa, vota a quien te plazca, nada cambiara tu vida, ni nadie te juzgara por tu voto, simplemente usalo votando al contrario, para castigar a quienes crees que te han perjudicado o no han sabido administrar el patrimonio de todos. Un voto quizás no sirva para nada, pero al menos tenemos que agradecer la oportunidad de poder votar, eso si es lo realmente importante.

weblara dijo...

Finegan Bell: pues si querido, tienes toda la razón del mundo mundial, si nos dan, que lo hagan bien, por lo menos.

Vibora: no sabes lo tranquila que me quedo de saber que el divorcio no es pecado, por si a caso...jejeje.

Javier: mi duda viene por eso, por que no se quien va a hacer las cosas que más me beneficien, lo que tengo claro es que votar voya a votar, por lo menos que tenga derecho a quejarme.

Anónimo dijo...

debes tener un criterio razonable a la hora dedecidir tu voto. Quieres quedarte con lo que hay o prefieres creer que un cambio hará un bien al conjunto. No es tan dificil....madura un poco.

forgiven princess dijo...

Simplemente, vota a quien creas que lo hará menos mal...
Y si no sabes quién será, vota en blanco, ejercerás tu derecho y votarás a quién crees que lo merece.

Sonia dijo...

Anónimo: querido señor anónimo, creo que no está usted en posición de juzgar mi madurez o inmadurez.
No se a quien votar por una sencilla razón, lo que hay me parece una auténtica mierda y la oposicion otra auténtica mierda al cuadrado, pero como se conoce que usted es tan maduro, permítame felicitarle por ello.
He dicho.

Forgiven princess: esa es la cosa, que al final me parece que todos lo acaban haciendo igual de mal pero con distintas argucias.

Jose Luis dijo...

Eso madura coño que ya está bien! Que la vida no es un capítulo de Melrose Place coñoya!

Vota a quien te salga de las narices, vota en blanco, pero vota...sólo por aquellos que se dejaron los cuernos y la vida para que podamos votar vale la pena no?

Viva Clara Campoamor!!!!

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con forgiven princess; es complicado sentirse plenamente identificado con uno u otro partido, asi que la opcion de votar al menos malo me parece la menos mala, redundando.

De todas maneras, no solo hay porque votar a los caballos ganadores.

Brontë.

weblara dijo...

Jose Luis: en serio no es como Melrose Place? ummm...yo pensaba que si.
Ese pañuelo me encanta, ya lo sabes.

Brontë:tienes toda la razón del mundo, prefiero quedarme con el del medio, para que apreten con la coalición, así ni pa uno ni pa otro.

Tamaruca dijo...

Yo es que no voto nunca, detesto el espectáculo de la política, no deja de ser un negocio en el que no quiero participar. Como dice Jose Luis, gracias a quienes lucharon antes que nosotros, tenemos libertad y derecho a ejercer el voto; yo me siento libre decidiendo que paso.

Muchos besos, preciosa.
¿Todo bien? :)

Thorio dijo...

Es importante votar. Cada cual, en conciencia, a quien piense que mejor gestionará los asuntos generales o a quien crea que joderá menos los asuntos generales. La abstención es dar la espalda, una especie de huida. Y, ya sabéis, si no haces (o participas) política alguien la hará en tu contra.