Un sitio, donde todo el mundo que piensa...existe.

14 julio 2008

Se fue el torturador


Lucia iba a casa de su hermana Anita, como era habitual.

Iba caminando desde su casa, solo vivía a un par de avenidas de Anita; llevaba en el brazo un jarro con una preciosa planta, de estas que van enterradas en gelatina, con lo que necesitan menos riego y son extremadamente decorativas. Lucía sabía de la gran a ficción a las plantas de su hermana mayor.

Anita solo era un par de años mayor que Lucía, pero siempre había sido una muchacha muy responsable y eso llevaba a su hermana a ser un poco menos rebelde, ambas estaban profundamente unidas, como si se tratara de unas gemelas con pocos segundos de diferencia, aunque físicamente eran completamente distintas.

Lucía estaba soltera, se consideraba toda una single treintañera sin ningunas ganas de formalizar pareja, tenía muchos amigos los cuales clasificaba en distintos estatus, unos eran los buenos de verdad, los que ella llamaba amigos todoterreno, tanto servían para ir a una fiesta, como paño de lágrimas, otros los viajeros, grupos reducidos de gente con los que dar trotes por el mundo, otros los del roce, estos eran muy obvios y no quería tener más lazos afectivos que lo qué podían unir un par de noches de sexo y diversión.

Anita era completamente diferente, un par de novios de toda la vida, mujer de su casa, esposa fiel y madre impecable.
Hacía seis años que se había casado con Victor, un agente de policía perteneciente al cuerpo de los antidisturbios, a Lucía nunca le había caído bien, siempre decía que era un ser arrogante y déspota, a lo que Anita siempre le rebatía diciendo que solo era de carácter fuerte.

Lucía sacaba las llaves de la casa de Anita, aunque sabía que encontraría la puerta abierta, por que la había llamado previamente. Abrió la puerta de aluminio que daba paso al pequeño jardín, se acercó a la puerta principal y con un empujón se abrió.

-Holaaaa! Anita, ya he llegado.

Nadie contestó , lo cual le parecía extraño por que Anita había quedado con ella sobre esa hora y lo más extraño es que Dani, su sobrino de siete años, no saliera a recibirla dando gritos y saltando los escalones de dos en dos.

Se acercó a la cocina para dejar el bolso y coger algún refresco mientras los buscaba por la casa, pero cuando entró se encontró un panorama desolador.
En el suelo se hallaba Victor tendido , rodeado de un enorme charco de sangre, a su lado estaba Anita, con las ropas rasgadas, las manos ensangrentadas apretaban sus rodillas con fuerza desmedida, su cara estaba herida y amoratada, mientras sollozaba: -no podía más Lucía, no quería matarle… ha sido un accidente.

A Lucía se le cayó el jarrón de las manos, la gelatina de la planta se desparramó en el suelo mezclándose con la sangre de Victor. Se dirigió lentamente y temblorosa hacia Anita y le dijo:

-Que has hecho Anita! Lo has matado, lo has matado!
-Lo siento, lo siento…me iba a matar a mi.

Lucía se acercó a su hermana y la abrazó con fuerza, entre sollozos le decía:

-Tranquila, lo arreglaremos cariño, todo irá bién. Este maldito bastardo no volverá a romperte un brazo, ni a romperte el pómulo, ni a destrozarte la vida.

Le cogió la cara con las dos manos y le preguntó: -Donde está Dani?

-No lo sé, se ha escondido.

Corrió a buscarlo por la casa, mientras gritaba su nombre, pero el pequeño no daba señales. Lucía se acordó de la guarida del león, el escondite de Dani, corriendo bajó las escaleras y abrió la puertecilla del hueco que había debajo de esta. Allí estaba el pequeño acurrucado, llorando en silencio, muerto de miedo, se metió con él en el hueco con él y lo abrazó, lo besó como solo una madre sabe hacerlo y le dijo:-permanece aquí, no te muevas que ahora mismo vengo.

Lucía entró de nuevo a la cocina y volvió a impactarle como la primera vez, la dantesca imagen de su hermana llorando ante el cadáver de su torturador.

A)Cogió el móvil y llamó a la policía.

B)Se fugan ellas dos y el niño

C)Esconden el cadaver
Tu que harias?

7 comentarios:

Carlos Becerra dijo...

WEBLARA:

El morbo me haría optar por la "B" o la "C".

Pero la conciencia no me lo permite y me obliga a votar por la "A", es lo que yo haría, y también lo que aconsejaría hacer a cualquiera en una situación así.

Ya sabes mi pensar sobre estas "BESTIAS" subnormales hijos de puta que maltratan mujeres, si por mi fuera "la pena de muerte seria poco" para ellos, pero en tu relato incluyes a un niño, y es de suponer que la madre debe velar por su tranquilidad y seguridad, por eso me reafirmo y voto "A".


Te dejo un cariño grande.
CarlosHugoBecerra

Anónimo dijo...

La opción A sin lugar a dudas, todo lo demás es complicarte aún más la vida. Necesito más datos sobre las torturas a que se veía sometida Anita y que hacía ella al respecto, para intentar comprender el porqué lo asesinó. De todas formas para mí no tiene justificación alguna quitarle la vida a una persona..

Harry

BIRA dijo...

Literariamente me gustaría que el relato continuase por el B y que llegasen a un lugar donde pudiesen ser felices, o al menos intentarlo, y donde nadie, ni ellas ni nadie pasase por ese infierno.

Lo que yo haría, sin embargo, sería la A, pues no queda más opción que afrontar lo que uno ha hecho.

En cuanto al comentario de "anónimo" decir que hay que verse en cada situación. Personalmente me da cosa matar una mosca, así que ya no digo nada de hacerle algo así a una persona. Claro que si esa "persona" me estuviera machacando a palos un día sí y otro también, quizás vería las cosas de otra manera. No siempre es fácil poner tierra (y no me refiero a la de la tumba) de por medio.

Muy bueno tu relato, Weblara. Besotes!

weblara dijo...

Carlos: por supuesto que yo también los quitaría del medio, pero como a muchos otros asesinos.
Tomo nota de tu elección.

Harry: bueno cualquier maltrato es injustificado y mucho menos delante de un niño.

Bira: supongo que cada situación es un mundo, yo tampoco se lo que haría.
Pero sí se lo que haría si se viera implicada mi hija.

Thiago dijo...

CAri, primero tendría que cambiarme de sexo, jaja, pero luego nuse lo que haría después...

¡Pero si sé que yo "ANTES" tb. lo hubiera matado!

En cualquiero caso me gusta que seas tu la que me vayas digamos, intrigando, jajaja

Bezos.

raul dijo...

Cariño, yo lloraría, lloraría, y en un un momento, me haría cargo de la situación, lavaría las pruebas rememorando todos los capítulos de CSI que he visto, buscaría a mi sobrino, lo abrazaría. Y luego, seguramente, ante la imposibilidad de mantener el delito oculto, llamaría a la policía y me confesaría culpable. Mejor yo, sin futuro, que mi hermana, con su niño y su vida por delante ;-). Te ha gustado, lo sé.

Ummm, la C.

forgiven princess dijo...

Bien... Estoy segura de que yo llamaría a la policía, pero el cas es especial... Porque el marido era un antidisturbios. Era el brazo de la ley, ¿quién va a pensar que las hostias la da el brazo de la ley?
Así que opto por que se fugan con el niño... seeeh, me gusta la idea :)
Un besazo guapa!!