Un sitio, donde todo el mundo que piensa...existe.

06 agosto 2008

Cádiz, la tranquilidad...


Los pasajeros del autocar fueron bajando poco a poco y ordenadamente, el chófer y la policía los fueron dirigiendo al arcen de la carretera, obviamente con la calor que hacía no podían quedarse dentro del habitáculo sin aire acondicionado.

Los agentes se interesaron por el bienestar de todos y cada uno de los pasajeros, preguntando si necesitaban alguna cosa que fuera algo más especial de lo normal.

Anita hizo señas a uno de ellos para que se acercara:


-Buenas noches señorita, en que puedo ayudarle?

-Si agente, buenas noches, vera...nosotros necesitamos llegar a Cádiz en un par de horas y creo que con esta avería no va a ser posible.

-Así que no pueden esperar a que se solucione este problema logístico. Que ocurre para que tengan tanta prisa?

-Verá...

Anita se quedó pensativa unos instante, tenía que mentir al policía y dadas las circunstancias no había preparado nada.


-Verá agente, es la boda de mi hermana y prometimos estar allí a primera hora para ayudarla con sus preparativos y no quisiera fallarle, es la pequeña sabe?

-Si claro, comprendo, es un acontecimiento importante y que sugiere?

-Sería posible que usted llamara un taxi por radio?

-No hay problema, pero le va a salir carísimo. -sugirió el agente.

-Lo se, tendremos que apretarnos el cinturón para otros caprichos. -dijo ella, esbozando una sonrisilla de medio lado, como satisfecha de su propia mentira.


El agente de policía, se acercó a su coche y procedió a llamar a un taxi, dándole las coordenadas exactas de donde estában, para recoger a Anita y Daniel.


Anita apretó el hombro de Daniel y susurrándole al oido le dijo:

-Esto es una mentira piadosa y a partir de ahora tendremos que decir alguna que otra para poder salir, lo entiendes verdad, mi vida?

-Si mamá, pero que vamos a hacer...donde vamos?

-Shh, tú no te preocupes, confía en mamá.


Cuando el sol casi asomaba entre la arboleda que se dibujaba en el horizonte, apareció un taxi con la luz del techo iluminada en color verde, indicando que estaba ya ocupado. Se aproximó al arcén dónde estaban todos los pasajeros y con sus cuatro intermitentes paró allí.


Ambos subieron al coche, mientras el taxista guardaba el escaso equipaje que llevában y cuando entró y puso el vehículo en marcha, preguntó con un marcado acento andalúz:


-Señorita, donde vamos?

-Llévenos a Cádiz, capital, ya le iré indicando el sitio exacto.

-Pues vamos allá.


Anita se sentía reconfortada, con cierta sensación de protección dentro de aquel taxi, se sonreía a sí misma, pero al mismo tiempo sentía miedo y preocupación, estaban dentro de aquel coche, hacia una dirección que desconocía.

Cogió su teléfono móvil y se conectó a internet, miró en el buscador algún hotelito o pensión que pudiera estar por el centro de la ciudad, en pocos minutos el teléfono le dio la información necesaria, la que apuntó en un papel para dársela al taxista.


El taxista no respetaba mucho los límites de velocidad, con lo que en menos de dos horas llegaron a la capital, entonces Anita le alargó el papel con sus anotaciones, para que los llevara al hostal "Casa María".

Paró en la puerta, era una casona blanca, con sus rejas negras y hermosos geranios rojos que colgaban de todas las ventanas, tan típico...tal y como ella había imaginado.

En la recepción les atendió una señora de algo más de mediana edad, con esa simpatía de la que gozan estas gentes del sur, les proporcionó una habitación doble, con dos camitas y vistas a la parte de atrás, que era más económico.


Deshicieron el equipaje, se pusieron el bañador y decidieron que en la playa comprarían unos bocadillos, deseaban ambos seguir como aletargados en aquel extraño sueño, como si no hubiera sucedido nada.


A) Cuando llegan a la playa, recibe una llamada del móvil de Lucía.

B) Cuando llegan a la playa, recibe una llamada del movil del Inspector de Policía.

C) Cuando llegan a la playa, recibe una llamada del movil de su marido...pero si está muerto?

7 comentarios:

Carlos Becerra dijo...

Vale...Weblara...no voy a insistir mas que a ese niño toda la policía del país lo estaría buscando por orden del juzgado de menores...vale...

Entonces, ya que no me puedo ajustar a la realidad, me tendré que dejar llevar por tus ideas, total el relato es tuyo y en el escribes lo que quieras...

Yo opto por la "C", vamos a darle morbo, igual no creo que tomes esta opción pues hasta ahora en los dos relatos que te sigo nunca acerté UNA.

Te dejo un cariño grande...preciosa.

CarlosHugoBecerra.

forgiven princess dijo...

A ver... Yo opto por la que creo que tiene más lógica que sea, que será la llamada del inspector del policía, o la del abogado de su hermana.
Pero para ''informarle de que su hermana ha sido condenada a una pena de cárcel por homicidio pasional... y la víctima era su marido, necesitamos que venga a prestar declaración por si podemos conseguir una reducción de condena para su hermana''... O algo xDD

Un besazo guapa, y no tardes! que me muero de intriga!

tertulias para perogrullos dijo...

Yo me quedo con la C, le da más interes y fantasía. Saludos

Carlos Becerra dijo...

Y Weblara ????

Da señales de vida princesa, al menos para decir que estas bien...

Así no nos tienes preocupados, mi niña !!!

Un cariño.
CarlosHugoBecerra.

Anónimo dijo...

Un saludo, princesa.El otro día me acordé de tí por una coincidencia de la nobleza. Me alegra ver que tu diario sigue en forma y espewro que todo el resto igual. Un Besazo y hasta la vista.

Ah y voto por la C. Eso está claro. Literariamente es la que más posibilidades creativas da ¡al diablo con la lógica!

La emperatriz de la kokotxa (de momento en conserva)

raul dijo...

La C, carallo, la C.

BIRA dijo...

Ups, veo que no había comentado esta entrada a pesar de haberla leído antes de las "vacas".

No voy por opciones, vengo exigiendo: dónde está el final??

Ya te estás poniendo a ello, eh! Besotes, guapísima!

Y otro enorme para Aina!