Un sitio, donde todo el mundo que piensa...existe.

15 diciembre 2008

Menudo fin de semana!!


Bueno, no se aprecia muy bien, pero aquí andamos Aina y yo en plan "amazona y guía".
Este finde ha sido de lo más variado, el sábado tuve a Aina con 39 de fibre, todo el día y unas anginotas de elefante, pero milagrosamente con el antibiótico, el domingo se levantó la mar de fresca, así que fuimos a la hípica.
Estábamos invitadas al cumple de una de sus mejores amigas, así que era como un castigo para ella no poder ir, de modo que como se levantó bien y el día acompañaba, pues decidimos arriesgarnos.
Nuestro periplo hacia la hípica fue digno de Pekín Exprés, nos perdimos un par de veces, lo que no es demasiado extraño en mi, dado que soy un topo en el coche y no tengo Tom-Tom.
Al final llegamos, tarde pero llegamos, dejando sus anginas en el coche, se puso a hacer fila para subirse a un pony, pero como el día solo había hecho que empezar, auguraba muchas emociones, nos tocó el pony cabrón, de doce que había ya es mala suerte.
Eran tres vueltas a un recorrido que parecía bastante sencillo, para los demás lo fue...
Mi pony se empeñó en empujarme hacia la valla, de manera que mi delicada cara fue arrastrada vilmente por todos los ramajos, creo que perdí media cabellera en alguno de esos malignos árboles situados de manera estratégica.
Cuando cesaban los ramajos, mi pony me llevaba hacia los charcos más lodosos del recorrido, con lo que, mi pantalón vaquero negro pasó a ser un exclusivo diseño lleno de pequeñas estrellas de barro, desde los pies hasta el culo, propiamente dicho. Las zapatillas, pues...no quiero acordarme, es demasiado doloroso.
Como podéis apreciar en la foto, mi cara denota cierta fatiga o mala leche, no estoy segura, pero es que el pony era muy cabrón.
Aina, desde luego que se lo pasó bomba, no tocó el barro en toda la excursión.
Luego fuimos a comer todos los amigotes, niños incluidos, aunque los hubieramos dejado allí, pero pensamos que no era lo más correcto.
El final del día lo mejor, duchita caliente, cena ligera y a la cama.

13 comentarios:

Rosa dijo...

Jopé WEBLARA... el dia completito!.
A mí me sucede, que cuando tengo que hacer cola en algún sitio, no se por qué siempre me pongo en la de los tontos, es decir,en la que no anda.
Lo importante, es que a la niña se le quitó la fiebre, y pudo disfrutar del cumple.

Un abrazo.

anapedraza dijo...

Si ya lo dice el reflán: "cuando algo va mal, seguro que va a peor". Por lo menos Aina disfrutó muchísimo, espero que esté totalmente recuperada.

¡Un abrazo muy grande!

MIGUEL

Aniña dijo...

ME ENCATA LA FOTO ME HA TRAIDO RECUERDOS QUE TIERNAS ^^

BESITOS

Lúa dijo...

seria un poni rebelde, tiene que ser un coñazo (reconocelo) estar dando paseitos to er dia con un peso encima....XD bicos.

Arwen Anne dijo...

pues me ha encantado la foto, genial el día para Aina y la verdad, reconoce que tu al ver a Aina pasandoselo bomba tambien disfrutaste... no?

gracias por compartir esta vivencia con nosotros, un beso

María Marín dijo...

Lo mejor del día siempre suele ser la ducha, jajajaja.

Me alegra que te lo hayas pasado genial!

Besos!

bebita dijo...

El poni sólo estaba reivindicando sus derechos y el descanso dominical... :P
Besitos!!

lexbcn dijo...

jajajaj
tu post me recuerda un par de ocasiones en las que fui a montar a caballo y también me toco el animal estropeado. El primero no hacía ni puto caso de lo que yo le pedía. Iba a su puta bola. Lo pase fatal intentando seguir un camino más o menos recto.
El segundo simplemente estaba loco. Fue en el picadero de la amante de Duvalier en Haití (lo juro), y el caballo se enloqueció y no había dios que lo parara. Terminé agarrado a las crines pidiendo a gritos que alguien parara aquel engendro del demonio.
Por fortuna salí ileso en ambas ocasiones. Ahora ya no se si quiero repetirlo, aunque sea un caballo reducido (poni).
Besos guapa

weblara dijo...

Rosa: pues mira delante o detrás que ahi estaré yo, por que a mi me pasa lo mismo.

Miguel: solo faltó que el caballo levantara la cola y...ya sabes.

Aniña: viendola así, si que está chula, pero costó.

Lúa: está claro, debe ser un auténtico coñazo.

Arwen: bueno, para ella fue lo más, se lo pasó bomba la tía.

María: y si fuese acompañada con un masajito en los pies, pa morirse.

Bebita: no lo dudo, pero durante la semana no hacen mucho, la verdad.

Lexbcn: joer y aun lo puedes contar, jajaja, yo tambíen recuerdo, que una vez un caballo se dirigió a la cuadra sin previo aviso y me tragué la viga de entrada, menudo espaldazo me di.

anapedraza dijo...

¡Hola!

¿Ya está curada del todo Aina? ¡Buen día y un abrazo!

MIGUEL

conxa dijo...

jajajjaja hay lo que tenemos sufrir las madres!!!

Besitos.

MAMBA NEGRA dijo...

cuidado con los ponis, que hay algunos un poko asesiones jeje
besotes

BIRA dijo...

Y qué improta el barro con lo bien que te lo has pasado? Y sólo con ver la carita de felicidad de Aina lo demás pierde importancia, o no? Menudo día que tuvisteis.