Un sitio, donde todo el mundo que piensa...existe.

22 agosto 2008

Cerrado por vacaciones!!


Creo que me dejé la inspiración camino de Huelva, no se en que punto exactamente, pero se me quedó la mente en blanco.

Espero que sepáis disculparme por dejaros en mitad de una historia sin darle una continuidad ni un final.

A primeros de septiembre estoy de vuelta.


Gracias por perdonarme.


"Nadie necesita más unas vacaciones que el que acaba de tenerlas"

Elbert Hubbard

06 agosto 2008

Cádiz, la tranquilidad...


Los pasajeros del autocar fueron bajando poco a poco y ordenadamente, el chófer y la policía los fueron dirigiendo al arcen de la carretera, obviamente con la calor que hacía no podían quedarse dentro del habitáculo sin aire acondicionado.

Los agentes se interesaron por el bienestar de todos y cada uno de los pasajeros, preguntando si necesitaban alguna cosa que fuera algo más especial de lo normal.

Anita hizo señas a uno de ellos para que se acercara:


-Buenas noches señorita, en que puedo ayudarle?

-Si agente, buenas noches, vera...nosotros necesitamos llegar a Cádiz en un par de horas y creo que con esta avería no va a ser posible.

-Así que no pueden esperar a que se solucione este problema logístico. Que ocurre para que tengan tanta prisa?

-Verá...

Anita se quedó pensativa unos instante, tenía que mentir al policía y dadas las circunstancias no había preparado nada.


-Verá agente, es la boda de mi hermana y prometimos estar allí a primera hora para ayudarla con sus preparativos y no quisiera fallarle, es la pequeña sabe?

-Si claro, comprendo, es un acontecimiento importante y que sugiere?

-Sería posible que usted llamara un taxi por radio?

-No hay problema, pero le va a salir carísimo. -sugirió el agente.

-Lo se, tendremos que apretarnos el cinturón para otros caprichos. -dijo ella, esbozando una sonrisilla de medio lado, como satisfecha de su propia mentira.


El agente de policía, se acercó a su coche y procedió a llamar a un taxi, dándole las coordenadas exactas de donde estában, para recoger a Anita y Daniel.


Anita apretó el hombro de Daniel y susurrándole al oido le dijo:

-Esto es una mentira piadosa y a partir de ahora tendremos que decir alguna que otra para poder salir, lo entiendes verdad, mi vida?

-Si mamá, pero que vamos a hacer...donde vamos?

-Shh, tú no te preocupes, confía en mamá.


Cuando el sol casi asomaba entre la arboleda que se dibujaba en el horizonte, apareció un taxi con la luz del techo iluminada en color verde, indicando que estaba ya ocupado. Se aproximó al arcén dónde estaban todos los pasajeros y con sus cuatro intermitentes paró allí.


Ambos subieron al coche, mientras el taxista guardaba el escaso equipaje que llevában y cuando entró y puso el vehículo en marcha, preguntó con un marcado acento andalúz:


-Señorita, donde vamos?

-Llévenos a Cádiz, capital, ya le iré indicando el sitio exacto.

-Pues vamos allá.


Anita se sentía reconfortada, con cierta sensación de protección dentro de aquel taxi, se sonreía a sí misma, pero al mismo tiempo sentía miedo y preocupación, estaban dentro de aquel coche, hacia una dirección que desconocía.

Cogió su teléfono móvil y se conectó a internet, miró en el buscador algún hotelito o pensión que pudiera estar por el centro de la ciudad, en pocos minutos el teléfono le dio la información necesaria, la que apuntó en un papel para dársela al taxista.


El taxista no respetaba mucho los límites de velocidad, con lo que en menos de dos horas llegaron a la capital, entonces Anita le alargó el papel con sus anotaciones, para que los llevara al hostal "Casa María".

Paró en la puerta, era una casona blanca, con sus rejas negras y hermosos geranios rojos que colgaban de todas las ventanas, tan típico...tal y como ella había imaginado.

En la recepción les atendió una señora de algo más de mediana edad, con esa simpatía de la que gozan estas gentes del sur, les proporcionó una habitación doble, con dos camitas y vistas a la parte de atrás, que era más económico.


Deshicieron el equipaje, se pusieron el bañador y decidieron que en la playa comprarían unos bocadillos, deseaban ambos seguir como aletargados en aquel extraño sueño, como si no hubiera sucedido nada.


A) Cuando llegan a la playa, recibe una llamada del móvil de Lucía.

B) Cuando llegan a la playa, recibe una llamada del movil del Inspector de Policía.

C) Cuando llegan a la playa, recibe una llamada del movil de su marido...pero si está muerto?

01 agosto 2008

El viaje


Había pasado aproximadamente media hora, cuando el chofer del autocar, un señor de unos cuarenta y pocos, vestido con camisa blanca, pantalón azul marino y corbata de igual color daba la voz para que los pasajeros subieran, el viaje hacia Cádiz empezaba.

A Dani le había tocado pasillo, pero prefirió cambiarse a ventana, no había mucho paisaje que ver a esas horas de la noche, pero se sentía menos oprimido, Anita no puso ningún impedimento y le cedió el sitio a su pequeño.

Anita sacó un foulard, que utilizaba para liárselo en el cuello de una manera muy graciosa y elegante a la vez, lo colocó cuidadosamente en el marco de la ventana del autocar, a modo de almohadilla, para que Dani colocara su cabecita y pudiera dormir lo más cómodo posible, dentro de las posibilidades que tiene el asiento de un autocar.

Sabían que las primeras horas de trayecto no se haría demasiado largas, las últimas serían las más pesadas, así que Anita decidió sacar su libro y continuarlo donde lo había dejado la última vez, que fue la noche anterior, ajena a todo lo que el destino le tenía preparado. En breve le venció el sueño y quedó con el libro entreabierto en su regazo y la cabeza ladeada en el reposa cabezas de la butaca.

Llevaban aproximadamente unas dos o tres horas de viaje, cuando un ruido sordo y un frenazo brusco despertó a todos los pasajeros que dormían y alertaban a los que se mantenían despiertos. Anita abrió los ojos y miró por la ventana, nada, no había nada más que carretera y oscuridad. En seguida ella y los demás preguntaron al chófer, que estaba pasando.

El chofer salió de su cubículo blindado y se dirigió a los viajeros:

-Lo siento, creo que tenemos una avería.

Se levantó un murmullo general, con comentarios de toda clase.

Anita preguntó: -Donde nos encontramos exactamente?

Y el chofer contestó: -Estamos en la E-5, llevamos aproximadamente unos 500km
-Entonces cuanto queda hasta Cádiz?-preguntó un chico, que viajaba con un grupo.

A lo que el chófer contestó: - yo diría que quedan unos 150 o 200Km.

Anita se puso nerviosa, necesitaba llegar y emprender la búsqueda de una nueva vida lo antes posible.

A lo lejos se vislumbraron unas luces, rápido dedujo que era la policía…empezó a sudar y sus frágiles dedos temblaban. Dani seguía dormido, sin tener en cuenta todo lo que acontecía aquella noche, llena de sorpresas.

A) La policía pide identificación a todos los pasajeros.
B) La policía socorre al autocar averiado y piden otro.
C) La policía pasa de largo.