Un sitio, donde todo el mundo que piensa...existe.

24 septiembre 2009

La niña del desierto

Glaila Abdalahi Brahim llegó a Barcelona una calurosa tarde de junio, envuelta en un sari multicolor y una bolsa de plástico con un paquete de galletas, cruzó el norte de Africa en autocar y en Tánger hizo transbordo a otro autocar hasta la Ciudad Condal.
Tenía 12 años cuando inició su periplo, sin tan siquiera saber que más allá del desierto existía algún sitio donde había algo más que arena y sol.
En Barcelona la esperaba una família española, compuesta de cinco miembros ávidos de enseñarle su ciudad, sus costumbres, su gastronomía y sobre todo con mucho cariño que ofrecerle.
Bajó del autocar cansada pero muy ilusionada con un brillo especial en los ojos, su ámplia sonrisa con unos dientes tan blancos que parecían de leche, cautivó a la família que en seguida corrió a abrazarla y llevarla a casa.

Glaila llevaba el pelo polvoriento y con restos de arena, la família le ofreció darse un baño o una ducha, si lo deseaba, pero ella estaba confusa ante un artilugio que hechaba agua como lluvia, la tocaba, se mojaba la cara, se llevaba pocillos de agua con la mano a la boca y bebía a sorbitos.
Se duchó con miedo, despacito y siempre llevándose agua a la boca, dándo a entender que era la primera vez que tenía ese elemento en tanta abundancia.
Glaila Abdalahi, se sorprendía con todo lo que la rodeaba, aprendía el idioma rápido y con fluidez, se chupaba los dedos cada vez que probaba la salsa de tomate o la tortilla de patatas, se interesaba por aprender de todos los que la rodeaban, la verdad es que se integró en la pequeña sociedad de la casa antes de lo que todos pensaban.

Los meses pasaron y se acercaba el momento de volver a la soledad del desértico poblado de Wilaya Allun, pero Glaila no quería, ella deseaba quedarse con su família adoptiva y cursar estudios, aprender el idioma...todo lo que no le podía dar el desierto. Allí la esperaba su futuro marido de la misma edad, para retirarla a una choza de barro y darle, cuantos más hijos mejor.
La família movió cielo, tierra y mar, para que el consulado le diera un visado de estudiante y poder cursar estudios en Barcelona, pero no le dieron el beneplácito.

Una fría tarde de febrero, Glaila Abdahi llenó una bolsa de viaje con ropa nueva, se puso unos vaqueros azules, un jersey de lana y un abrigo corto, una hora después estaba subida en un autocar dirección a Tánger, sus ojos se llenaban de lágrimas a pesar de que su sonrisa no se borraba de su cara, sus manos golpeaban suavemente el cristal de la ventana, como si estuviera en una pecera.
Se llevó la esperanza de volver, se llevó una vida nueva, se llevó el amor incondicional de una família que la quiso como si hubiese estado con ellos toda una vida.

"Glaila, 20 ans ont passé et pourtant je m'ennuie de vous, souhaite que je pourrais vous donner ma main"

14 comentarios:

embrujo dijo...

LA RUDA REALIDAD DE LOS NIÑOS SAHARAUIS, MI PRIMA TUVO UNA DURANTE AÑOS, AL FINAL LE SALIO RANA, PUES CON 15 AÑOS LA NIÑA ERA LIDER DE UNA DE LAS TRIBUS MAS VIOLENTAS DEL SAHARA. EN FIN PERO VALIO LA PENA. QUE BONITA HISTORIA GUAPIII.

Stultifer dijo...

Algún día, esta niña mirará al cielo y verá una estrella fugaz y querrá pensar que aquellos extraterrestres que un día se la llevaron deberían volver otra vez para que la llevaran al mundo de la felicidad.

weblara dijo...

Embrujo: joer, es como si se llevaran al hijo del cherokee (el etarra) a una família de acogida, que acojone!

Stulti: estoy segura de que ella guarda a la família en su corazón hasta el final de sus días.

Winnie0 dijo...

Ay...es que no me gusta que sufra nadie...y menos los niños...Besos y feliz viernes

Menda. dijo...

Qué pena, niña,qué pena. Los
que más sufren con las estúpidas guerras son los más débiles. Conozco una familia aquí que se traen dos niños todos los veranos. Ya van siendo mayorcitos y dentro de un par de años ya no podrán venir. Y te puedo asegurar que son como de la familia.

El Ente dijo...

Y pensar la de dinero que se mal gasta en cosas que no son tan importantes que una vida...


Hola Weblara vengo para ponerme al día que estaba liadillo estos días...

besitos!!

Cosechadel66.es dijo...

Triste...

Carpe Diem

Urkatu dijo...

Joder se me ha encogido el corazón...

anapedraza dijo...

Jope, me has hecho llorar...

MIGUEL

conxa dijo...

es triste pero real. Los niños que vienen de acogida a españa desde el Sahara, en especial las niñas, sufren mucho, cuando por edad ya no entrán en la rueda de venir.

Oi hablar a una niña,que se lamentaba porque ya no podría regresar, era su último verano aquí,había aprendido a jugar, a nadar en la piscina a tirarse a empujones al agua,igual con chicos que con chicas, y una vez aprendido que todos eran iguales, hay que volver al desierto donde una mujer no vale un pimiento. Y entre sollozos,dijo, ojala nunca hubiera conocido esto.

Y ahi esta la cosa.

Un beso.

Aniña dijo...

que historia mas emocionante
besitos

weblara dijo...

winnie0: a mi tampoco me gusta, pero sufren desgraciadamente.

Menda: es lo que pasa, que a partir de los 12 ya no pueden venir más, una putada.

El Ente: ya te veo que estás muy liadito.
Es cierto, pero por más dinero que aportemos o donemos, lo gestionan la mierda de gobiernos que tienen.

Cosechadel66: si, muy triste.

Urkatu: no hija, que eso pasó hace 20 años.

Miguel: todavía lloro cuando pienso en ella.

Conxa: bueno, sería muy injusto también no mostrarles la otra cada de la moneda, por lo menos disfrutan cuando están aqui.

Aniña: más que emocionante, emotiva.

Thiago dijo...

No creas que no lo he pensado... esto de la estancia aquí no se si sera bueno para ellos. Igual es mejor ir a ayudarles allí. Pq es como si tu vivieras un mes como un multimillonario y luego te tienes que volver a tu vida de mileurista, no? HOmbre ya sabemos que en las vacaciones se disfruta más, pero después de vivir en el paraíso, es mas duro que te expulsen de él.... Supongo que eso hará que aumente la fascinación por el primer mundo, quedándose solo por otro lado en lo mas accesorios. Esa niña soñará con venirse otra vez a una civilización que le es extraña.

En fin.... mis dudas. Bezos.

weblara dijo...

Thiago: no te falta parte de razón, pero prefiero mirarlo de otro modo, estos periodos, que en mi caso fueron 6 meses, les aporta un poco de luz en sus oscuras vidas, me estuvo escribiendo cartas durante un tiempo en medio castellano y eso creo que la animaba.
Es dificil ir allí, ella vino a través de mi por que estaba en una ong que trabajaba mucho el Sahara Occidental y estuve a punto de ir, pero hubieron complicaciones y fue imposible, quiero decir que para acceder sin ser rico, tienes que estar bastante metido en ong's e historias similares.