Un sitio, donde todo el mundo que piensa...existe.

12 noviembre 2009

Anécdota de Viernes

Retrocedemos al ochenta y pico, debía tener yo unos once años y mis padres me regalaron esta magnífica bicicleta (en la foto, por cierto robada de google), una Derbi Panther, con marchas, o sea lo más de lo más, aunque fuera de segunda mano, los pobres no daban para más.
Esta bici era mi gran tesoro, con el cual durante todo un verano me mandaba mi madre a comprar el pan a un par de kilómetros de casa, claro que antaño mi casa de campo estaba en una urbanización en medio de la nada, sin coches ni peligros para correr libremente con la bici. Eran aquellos veranos en los que no habían horarios, íbamos a casa cuando teníamos hambre y a dormir, el resto del tiempo estábamos como salvajillos con una camiseta, unas bambas y la parte de abajo del bañador y nuestro medio de transporte la bicicleta, claro.
A todo esto tengo que añadir que yo tenía un hermano de lo más cabrón que podía existir sobre la faz de la tierra, sigo teniéndolo afortunadamente, pero ya no es tan corrosivo como de pequeño, digamos que ahora es "alternativo", pero ya contaré más anécdotas sobre él, que no tienen desperdicio.
En fin, eran las fiestas de la urbanización de al lado y claro había que ir en bici, así que fui al garaje a coger mi tesorito...pero no estaba. Evidentemente ya había una acusación firme al ladrón y no me equivocaba, fui corriendo a mi madre llorando, por que mi hermano había cogido mi bici, que ya lo había intentado otras veces sin éxito, pero era su espinita y lo consiguió, así que mi madre intentó consolarme diciendo lo típico:-cuando venga se va a enterar!!
Pasaron las horas y no venía, incluso mis padres estaban alarmados, por que empezaba a ser bastante más tarde de lo habitual, así que salieron en su busca, mientras mi hermana que era muy pequeñita y yo nos quedamos con mis abuelos. Cenamos, nos pusimos los pijamas y las dos de la mano, nos sentamos en el escalón de la puerta de casa a esperar.
En la lejanía aparecían dos siluetas de adultos y tres o cuatro de macacos de siete u ocho años, efectivamente eran mis padres con la colla de sinvergüenzas, que se habían escapado a las fiestas pero eso no era lo peor, no, lo peor era que mi padre llevaba a cuestas mi bicicleta absolutamente desmontada, sin ruedas, sin sillín, sin marchas!!
Ains, cuando ví aquello me quería morir, corrí hacia mi padre reclamando mi pobre y malograda bici, a lo que él me dijo:
-no hija, deja la bici que tu hermano la ha dejado escondida en el bosque y la han desbalijado, así que esta ya no sirve, compraremos otra, vale?
No me servía otra, yo quería esa y era tal mi indignación que me fui a mi hermano y le pegué tal hostia que le saltó un diente de leche, claro luego el a mí me cogio de las coletas y casi me las arranca, menos mal que estaba mi madre para mediar, nos arreó una colleja a cada uno y a dormir calentitos.

Buen finde!!

14 comentarios:

Thiago dijo...

Ay pobre, que coraje, no? es horrible, a esa edad una cosa así puede marcar.. Y tus padres te pudieron comprar otra? pues si dices que no les sobraba y era de segunda mano... vaya putada.

Supongo que lo que te dolío no fue la ostia ni los tirones de coletas, pero esa noche tuvo que ser fatal, pq es mas dificil adaptarse a la perdida de algo cuando se tiene que cuando no se tiene.... Yo tb. tuve un cierto trauma con las bicis, pq siempre heredaba las de mi hermano, pero a la siguiente como es una niña, se las compraban nuevas y relucientes... y yo siempre se lo reprocho a mi madre, aunque sea de coña: "¡claro, como yo no tuve nunca bici nueva"! y con eso me hago el loco cuando me riñe, jajajaaj

Bezos,

Aniña dijo...

jolin que bestias y a tu hermano le diria que aprenda a esconder mejor las cosas... besitos

Winnie0 dijo...

¡Qué disgusto!...espero que no le hablaraas en una buena temporada..jaja Yo tengo 8 hermanos...te entiendo...Besotes de viernes

Menda. dijo...

Hostia, tú!!!!!! Qué mala leche, ajjajajajaja. Y encima vas y recibes, sin tener culpa alguna, pobrecita mía.... Ay!!!! cuanto despotricamos de los hermanos, pero qué haríamos sin ellos, ¿verdad?.

anapedraza dijo...

Weblara,

¡Yo tengo una igual pero sin marchas! ¡de ese color! ¡¡y la conservo!! (está echa una birria, todavía me doy alguna vuelta).

Jopé, yo era igual, con el bañador, una camiseta, y todo el día en la bici, como la casa de mis padres también estaba en mitad del campo (y sigue, afortunadamente). ¡Qué recuerdos!

¿Y que bicicleta te comprarón después?

Imagino que luego tu hermano te habrá recompensando como es debido por aquello, amoooosss.

¡Un besazo grandísimo!

MIGUEL

caotico_jq dijo...

Pobrecita... desde luego, que lo que no te haya pasado a tí en esta vida, hija...

Cosechadel66.es dijo...

Joder, que putada. Me traes recuerdos de cuando una bici era el regalo "supremo"... ahora los son las consolas

Carpe Diem

S. dijo...

ayyy mi niña.
He repartido tu premio guapa.
Un besito

conxa dijo...

ayssss que abusones los hermanos mayores!!!

¿le arrancaste un diente de leche?? joerrr con la niña.

El Ente dijo...

uFFF... La crueldad de los hermanos a veces supera a la de los extraños... será que la confianza a veces da asco jajajajajajajaaja... a mi me pasaron cosas también para rabiar con mi hermano... pero éste es más pequeño que yo... o sea que no va con la edad jajajaja

besos!!!

weblara dijo...

Thiago: jajaja, ese fue mi trauma infatil, la jodida bici.

Aniña: no, a esconderlas mejor no, a no tocar lo que no era suyo.

Winnie: que va, al día siguiente ya estábamos jugando.

Menda: ains jamía, si yo te contara las veces que me han currao por culpa de mi hermano.

Miguel: ala, que pasada!! todavía la tienes? no me ha compensado nunca por ese estropicio, de hecho ha sido uno detrás de otro.
Y me regalaron una BH que a su vez les había regalado un amigo, o sea la cutrez.

Caótico: jomío, no sabes lo sufrida que soy yo.

Cosechadel66: es que una bici era lo único que teníamos, no había nada mas.

S.: ole, ole!!

Conxa: yo era la mayor, de hecho sigo siendo la mayor de tres.

Ente: si yo no me he matado a hostias con mi hermano ha sido por que dios no ha querido.

Amaterasu dijo...

JAJAJA, las madres, qué sabias son, arreando collejas para solucionar problemas... qué pasada tu hermano, yo hubiera maquinado una venganza cruel

INÉS dijo...

Los hermanos...dan para mucho...bueno, siempre bueno...o que se recuerda con una sonrisa...a todos nos pasa.
Buen finde

weblara dijo...

Amaterasu: si hubiera tenido que urdir las venganzas de todas las putadas que me ha hecho mi hermano, le hubiera tenido que hacer budú.

Inés: yo me río mucho recordando anécdotas con mi hermano, aunque lo hubiera matado en aquel momento.